Donald Trump no es fanático de Ronda Rousey. Así lo dejó saber el candidato a la presidencia por el Partido Republicano a través de Twitter luego de que la luchadora de la UFC perdiera una importante pelea contra Holly Holm el 14 de noviembre. “Estoy feliz de que Ronda Rousey haya perdido su primer campeonato. Recibió bastantes golpes, ella no es una buena persona”, lee el mensaje publicado en la red social:

Anteriormente Trump había expresado lo bien que le caía la deportista diciéndole a CNN que le gustaría tenerla a su lado en su batalla política. Días más tarde, Rousey le comentó al mismo medio que ella nunca votaría por el republicano, “No confío en este hombre para ser el líder de mi país”, sentenció Ronda en aquella oportunidad.

Después de la contienda Rousey fue llevada la hospital por haber recibido golpes en la cabeza y el domingo regresó a las redes sociales para agradecer a su fanaticada:

“Quiero darles las gracias a todos por todo su amor y por su apoyo. Aprecio su preocupación por mi salud, estoy bien”, escribió en una foto que compartió en Instagram. “Como había dicho antes, me tomaré un tiempo de descanso, pero regresaré”:

A photo posted by rondarousey (@rondarousey) on

Archivado En:

Want to read more articles like this one? SUBSCRIBE TO VARIETY TODAY.