Riverdale
Riverdale / Facebook

Hay un chiste común en la comunidad de lectores de cómics que menciona a alguien que se describe a sí mismo como fan del género, y al preguntársele si prefiere a Marvel o a DC Comics, responde que su serie favorita es Archie.

Si tú eres esa clase de aficionado, buenas noticias: Archie Andrews está de regreso, ahora con una serie de televisión. Ahora bien, las noticias quizá no sean tan buenas, pues todo indica que el proyecto no mostrará al pelirrojo estudiante de preparatoria que te es tan familiar en su habitual contexto.

El “teaser” de la serie de TV que se transmitirá por la cadena The CW luce tajantemente distinto del inocente cómic donde la mayor tribulación para el protagonista era decidir entre la chica de cabellera azabache y familia adinerada o la sencilla rubia que vive en su mismo barrio. Oh, no: esto va mucho más allá de esas preocupaciones triviales.

En Riverdale notamos que Archie es un fornido joven de tipo atlético, claramente popular con el sexo opuesto y propenso a meterse en líos… O al menos eso deducimos por la escena donde varios tipos lo están golpeando. Vemos manos manchadas de sangre, varias imágenes donde destacan las sirenas de vehículos policiales, un misterioso maletín lleno de dinero, una chica cubierta con una capa que nos mira recelosa desde la ventana de una cafetería, una bolsa para enfundar… ¿un cadáver, acaso?

VER TAMBIEN 20 superhéroes que aún no llegan al cine [FOTOS]

Quizá sonaré muy anticuado pero, ¿qué sucedió con el despreocupado Archie que se paseaba en un convertible clásico y que comía hamburguesas y malteadas junto a su amigo Jughead?

Está claro que The CW, quienes pregonan orgullosos su pedigrí televisivo de series como Gossip Girl y The Vampire Diaries, buscan hacer de Riverdale un vehículo narrativo serio, sórdido y sexy. No dudo que Betty y Veronica buscarán cualquier pretexto para lucir espectaculares trajes de baño, que los temas de alcohol, drogas recreativas, bullying y criminalidad juvenil estarán presentes en la trama, que los expertos buscarán polemizar sobre la desaparición de un ícono de los valores tradicionales americanos y que, por lo menos, el primer capítulo será visto con curiosidad morbosa.

Nunca fui fan del Archie de las tiras cómicas, y la verdad siempre pensé que Charlie Brown y Snoopy eran diez veces más amenazadores que el pelirrojo con el rostro lleno de pecas, pero hay algo extrañamente fascinante en esta nueva encarnación. Vienen a la mente series como Smallville, donde Superman y otros personajes emblemáticos de DC Comics descubrían sus poderes y motivaciones en un contexto escolar que podía ser identificable con cualquier pequeña población de los Estados Unidos. Esta producción era un recordatorio de que los seres más poderosos, nobles, malignos o complicados habían sido jóvenes alguna vez, y que sus circunstancias particulares les habían forjado en los héroes o villanos que nos fueron familiares en algún punto.

Aquí la ruta es a la inversa: Archie y sus amigos eran sinónimos de inocencia pura. Hasta los momentos de mayor intensidad hormonal solían ser un tanto cursis, y el romance ni siquiera se miraba con malicia. Pero en fechas recientes hemos descubierto que hasta los niños más normales y dulces pueden involucrarse en asuntos delicados de naturaleza adulta. Riverdale parece como una versión de Archie desarrollada en el pueblo de Stranger Things.

VER TAMBIEN ‘Jane the Virgin’ tendrá primera temporada completa en CW

Es complicado vaticinar lo que podemos esperar de toda una serie basándonos en unos cuantos segundos de imágenes breves, pero por lo menos hay que admitir que la premisa visual genera intriga. Alguna vez estuve hojeando un ejemplar de Archie Digest en la fila del supermercado y algo me llamó la atención: sus personajes usaban tablets, teléfonos celulares y autos “eco-conscientes”, pero sus valores y comportamientos estaban más a tono con los de jóvenes de la década de los 50’s. En un mundo de “parkour”, X-Games y artes marciales mixtas estos chicos seguían practicando basquetbol enfundados en uniformes ridículamente ceñidos. ¿Veganismo, budismo, tolerancia a minorías? El pueblo de Riverdale era un universo de grasosos hot dogs, iglesia dominical y una población marcadamente blanca.

En resumen: si Archie reconoce su anacrónica posición en un contexto dispuesto a ayudarle a cambiar, y si la historia de este pequeño pueblo americano se acerca más a Twin Peaks que a The Brady Bunch, me parece que podrá aspirar a la primera opción en el viejo adagio de “renovarse o morir”. Al menos cuentan con mi atención, señores productores.

Archivado En:

Want to read more articles like this one? SUBSCRIBE TO VARIETY TODAY.
Dejar Un Comentario 0