Ryan Reynolds conoció de cerca lo que se siente ser traicionado por alguien muy cercano, cuando uno de sus amigos de la infancia intentó venderle una foto de su hija de ocho meses a los medios, según confesó el protagonista de Deadpool a la revista “GQ“.

Reynolds indicó a la publicación que su amigo era “alguien a quien he conocido, quien ha sido uno de mis amigos más cercanos por veinticinco años”. El actor de treinta y ocho años compartió una foto de él junto con su esposa, la actriz Blake Lively, y su hija recién nacida, con su amigo; foto que luego esta persona –que se ha mantenido anónima– trató de venderle a los medios.

No fue difícil para Ryan enterarse de los planes de su amigo, pero conocer la verdad fue para él como si se hubiese enterado de la muerte de alguien. “Fue una de esas cosas que cuando te enteras, es algo devastador”.

Reynolds aseguró que pudo hacer frente al problema, aunque obviamente cortó todo tipo de relación con su amigo, quien trató de vender la foto únicamente por dinero. “No creo que él pensó que iba a ser descubierto. Pero es un grupo muy pequeño de personas al que le enviaría una foto como esa. Son solo mis familiares y mis amigos más cercanos”, agregó.

A pesar de este incidente oscuro en su vida, el actor aseguró que está disfrutando mucho su rol de papá y que en el futuro le gustaría tener más hijos.

Thumb wrestling isn't always fair. Curiously, my hand is the small one.

A photo posted by Ryan Reynolds (@vancityreynolds) on

“No tengo problemas despertándome cinco veces en la noche para cambiar pañales y no importa lo cansado que me sienta, siempre tengo esa estúpida sonrisa en mi cara todo el tiempo”, confesó el actor. “Somos solo nosotros por ahora y me encanta”.

Recordemos que Reynolds y Lively le dieron la bienvenida a su primera hija en diciembre del año pasado.

 

Archivado En:

Want to read more articles like this one? SUBSCRIBE TO VARIETY TODAY.